icono-buscarBUSCAR...

¿Qué no es la democracia?

NumerosTemas-02

¿QUÉ NO ES LA DEMOCRACIA?

No existe una única manera, clara y simple, de pensar el opuesto a la democracia. Por el contrario, los  sistemas políticos que no cumplen con los requisitos mínimos de una democracia son diversos y diferentes entre sí. Es más, aun cuando se ha hablado desde hace mucho tiempo de la importancia de vivir en democracia, la historia de la humanidad se ha caracterizado más bien por la presencia de líderes y gobiernos que impedían la participación de cada uno de las ciudadanas y los ciudadanos en las instituciones públicas; que no dejaban que se hicieran elecciones o, en su caso, si se hacían, eran amañadas y fraudulentas y donde se perseguía a las personas por pensar distinto al gobernante.

La historia reciente evidencia diversos ejemplos contemporáneos de sistemas políticos no democráticos que van desde la Alemania nazi, la Italia de Mussolini, la España del régimen franquista o los regímenes sultanísticos del siglo XX en la República Dominicana, Nicaragua o Haití, hasta las dictaduras sudamericanas de la década de 1970. Esto evidencia que los sistemas políticos no democráticos pueden ser de diferente tipo y recibir diferentes nombres: sistemas autoritarios, sistemas totalitarios, dictaduras o sistemas sultanísticos. Estos sistemas se caracterizan por una serie de características comunes, que varían por el nivel de intensidad y que tienen que ver con la ausencia de participación política de la ciudadanía, la carencia del pluralismo (que supone la posibilidad que grupos y personas que piensan distinto puedan convivir) y la ausencia del respeto al Estado de Derecho.

Los sistemas políticos no democráticos se caracterizan entonces por:

  • la concentración del poder en pocas personas (un único líder, un grupo, una organización, un partido);
  • la personalización de la autoridad (efectiva como simbólica);
  • un acceso arbitrario, difícil, selectivo a los medios y recursos públicos;
  • la adopción sistemática de decisiones públicas a favor de un mismo grupo;
  • la inestabilidad de las normas legales y la arbitrariedad en su interpretación.

TIPOS DE SISTEMAS POLÍTICOS NO DEMOCRÁTICOS: TOTALITARIOS, AUTORITARIOS Y SULTANÍSTICOS

Cuando no podemos decir lo que pensamos, no podemos reunirnos con nuestros amigos y amigas para defender nuestras ideas; cuando no podemos entrar y salir del país cuando queremos porque hay gente en el gobierno que nos prohíbe movernos libremente; cuando no podemos salir a la calle a manifestarnos pacíficamente por nuestras ideas ni participar en partidos políticos que luchan por el poder, entonces, no vivimos en una democracia. 

SOBRE EL TOTALITARISMO

Entrevista a Hannah Arendt realizada por Günter Gauss y emitida por la televisión de Alemania Occidental el 28 de Octubre de 1964. La entrevista se denomina “¿Qué queda? Queda la Lengua Materna” [Entrevista subtitulada al español] 1’13’’.

Video_Mesa de trabajo 1
Los sistemas no democráticos son muy diversos entre sí. El politólogo español Juan Linz, preocupado por entender el régimen franquista (1939-1976), propuso una diferenciación y algunos criterios que permiten distinguir entre diferentes sistemas no democráticos. Los  sistemas totalitarios  se caracterizan por la ausencia absoluta de pluralismo político; la preeminencia de un partido grupo o líder que ejerce el poder en el territorio; la personalización y concentración del poder en términos absolutos; la sumisión de todos al partido único (burocracia, militares, organizaciones sociales y sindicales); una alta movilización

SOBRE EL TOTALITARISMO

Entrevista a Hannah Arendt realizada por Günter Gauss y emitida por la televisión de Alemania Occidental el 28 de Octubre de 1964. La entrevista se denomina “¿Qué queda? Queda la Lengua Materna” [Entrevista subtitulada al español] 1’13’’.

Video_Mesa de trabajo 1
social; una ideología articulada y rígida y sanciones no previstas ni límites claros al ejercicio del poder, que suele manipular la información pública. Asimismo, en este tipo de sistemas, el Estado controla todos los aspectos de la vida, no solamente política, económica y social, sino también la vida privada de las personas. En un sistema totalitario, como lo era Alemania Nazi o la Unión Soviética, las personas no podían decidir libremente sobre qué pensar, qué religión profesar, dónde vivir o trabajar. El control social es implementado y mantenido a través de un sistema policiaco y de terror.

Los sistemas no democráticos son muy diversos entre sí. El politólogo español Juan Linz, preocupado por entender el régimen franquista (1939-1976), propuso una diferenciación y algunos criterios que permiten distinguir entre diferentes sistemas no democráticos. Los sistemas totalitarios se caracterizan por la ausencia absoluta de pluralismo político; la preeminencia de un partido grupo o líder que ejerce el poder en el territorio; la personalización y concentración del poder en términos absolutos; la sumisión de todos al partido único (burocracia, militares, organizaciones sociales y sindicales); una alta movilización social; una ideología articulada y rígida y sanciones no previstas ni límites claros al ejercicio del poder, que suele manipular la información pública. Asimismo, en este tipo de sistemas, el Estado controla todos los aspectos de la vida, no solamente política, económica y social, sino también la vida privada de las personas. En un sistema totalitario, como lo era Alemania Nazi o la Unión Soviética, las personas no podían decidir libremente sobre qué pensar, qué religión profesar, dónde vivir o trabajar. El control social es implementado y mantenido a través de un sistema policiaco y de terror.

Fuente: Elaboración a partir de Linz (1978).

EN RESUMEN

  • Los sistemas no democráticos pueden ser diversos entre sí: totalitarios, autoritarios y sultanísticos, entre otros.
  • Estos regímenes no democráticos no respetan los derechos y las libertades individuales, no se fundamentan en el Estado de derecho y no reconocen el pluralismo ni la diversidad de las sociedades.
  • El proceso de cambio de un régimen político a otro (por ejemplo, de un sistema autoritario a uno democrático) se llama transición.
triangulo-blanco